La inminente llegada de un bebé a la familia implica realizar numerosos preparativos. Uno de los más importantes es elegir y preparar la habitación de bebé.

Debe incluir algunas características que la conviertan en un espacio cálido, confortable y seguro. Ten en cuenta, que será el lugar donde se cubran las necesidades del más pequeño de la casa.  

Haz una habitación de bebé con poco dinero: la habitación perfecta para tu recién nacido

Ante todo, es fundamental que la habitación no sea calurosa ni muy fría. La temperatura más adecuada para un bebé oscila entre los 20° y los 22° C. Además, es conveniente que esté ubicada cercana a la habitación de los padres. 

Publicidad

Una habitación bien iluminada, con luz natural, buena ventilación y que amortigüe los sonidos exteriores y ruidos fuertes es la opción ideal. 

La decoración no es menos relevante. Ten en cuenta, que si dispones de un presupuesto limitado, esto no significa un problema.  Utilizando tu imaginación puedes solucionar el tema de la decoración y también del mobiliario. 

Usar colores neutros como base

Es preferible elegir un color neutro como color principal para la habitación de bebé. Este tipo de colores transmite armonía y serenidad. Buenas opciones son los tonos pastel, la gama del beige o del gris, como también los diferentes verdes más claros. 

Con la elección correcta de la pintura, puedes renovar una habitación. Hacerla más luminosa o que parezca más grande. Asimismo, es conveniente que la pintura no contenga metales pesados. Mejor aún si es al agua, puesto que no es tóxica y es lavable.

Establecer un tema o estilo para la decoración

Una vez elegido el color principal, puedes hacer combinaciones con otros tonos. Por ejemplo, pintando los zócalos o agregando algunos accesorios dentro de esa gama de colores. Las puertas y los marcos de las aberturas también son buenas opciones para aplicar la combinación de color. 

El paso siguiente puede ser definir un tema o estilo para ambientar la habitación. Eligiendo los animales, las flores, las hadas o los planetas, todo lo que esté dentro del cuarto se relaciona con el tema elegido. 

Usar pegatinas en la pared

Las pegatinas o vinilos decorativos complementan muy bien la decoración de las paredes. Pueden estar, o no, relacionadas con la temática elegida. Si los animales serán los protagonistas, las pegatinas pueden ser de vegetación y así la habitación de bebé se convertirá en un bosque o una selva. 

Los colores y las formas hacen que el cuarto sea alegre, divertido y entretienen al bebé, atrayendo su atención. 

Invierte en muebles versátiles

No es necesario ni recomendable llenar la habitación de muebles. Conviene que incluyas solo los indispensables. 

  • Cuna, que es el mueble principal.
  • Cambiador o mueble con cajones y una encimera para cambiar al bebé.
  • Ropero para guardar su ropa, aunque no es imprescindible. 

A su vez, agregando algunos estantes en las paredes o un contenedor tipo baúl, solucionas donde guardar sus juguetes. Cada uno de ellos tiene sus ventajas. Los estantes dejan a la vista todo aquello que le gusta y le llama la atención

. Por su parte, el baúl le enseña paulatinamente desde pequeño a ser ordenado, y cuando comienza a caminar sabe bien a donde ir a buscar sus juguetes. 

Asimismo, y considerando que en un futuro cercano será el cuarto de juegos del bebé, puedes agregar una mesa pequeña con algunas sillas de tamaño acorde. También puede ser un escritorio sencillo, donde el niño o la niña pueda escribir, dibujar o pintar. 

Optar por muebles de segunda mano

Sin embargo, considerando nuevamente el presupuesto, puedes reciclar muebles que ya tienes o que te ofrecen en préstamo. También comprar algún mueble usado. La restauración de muebles los deja como nuevos. Una mano de lija y pintura acorde al resto de la decoración pueden convertirlo en el complemento ideal. 

Otra buena opción son los muebles convertibles, ya que se van adaptando al crecimiento del bebé. Esto es una gran ventaja, puesto que inviertes para la compra una sola vez. 

Haz tú mismo algunos objetos decorativos 

Es conveniente que los objetos y accesorios sean de colores brillantes para atraer la atención del más pequeño. 

Las láminas con ilustraciones infantiles resultan de gran ayuda para crear infinidad de objetos decorativos. Se pueden hacer cuadros, decoración de luminarias y de puertas o cajones de muebles.

Asimismo, diseñar una pared de fotos o un collage con muchas de ellas, muestran el crecimiento del bebé a la vez que decora el cuarto.

Optar por tejidos sencillos

La decoración textil de la habitación de bebé también es importante. Para hacer las mantas de abrigo, ropa de cuna, alfombras y cojines, es conveniente emplear tejidos adecuados. Tienen que ser sencillos, muy suaves y que no provoquen alergias.  Se pueden decorar acorde a los colores y la temática elegida para el cuarto. 

Todo lo pueden hacer los propios papis. Si no tienen idea de como empezar, en Internet pueden encontrar videos y tutoriales que les resultará de gran ayuda para realizar la tarea. 

Nunca olvidarás cómo fue preparar la habitación de bebé

La llegada de un bebé a la familia es de los momentos más relevantes de la vida. Preparar su habitación y todo lo que le brindará bienestar, son cosas que nunca olvidarás. Pon todo de ti en esta tarea que es la más valiosa.